Ké Huelga Radio

Del Despeñadero y la guerra sucia

Miércoles 20 de junio de 2012 por EdeN

GUERRA SUCIA EN MEDIO DE LA GUERRA

Desde la semana pasada se está reinstalando en México nuevamente con gran fuerza la llamada “guerra sucia” electoral, sobre todo hacia el candidato de las izquierdas. Pero sería un error asociarla mecánicamente con lo ocurrido en las elecciones de 2006, pues existe una diferencia sustancial: la actual guerra sucia se da en medio de un país en guerra que se caracteriza, por un lado por el exterminio selectivo de activistas sociales, defensores de DDHH y periodistas, y, por otro por el exterminio masivo de población civil con más de 60 mil muertos y 10 mil desaparecidos. Es una guerra en medio de otra guerra brutal, que la clase política finge no ver, que forma parte de un proceso global de lucha intercapitalista de carácter internacional por el monopolio territorial de una nueva mercancía ilegal (Inf. Bourbaki).

En un año el país se ha visto sacudido por dos grandes gritos de indignación moral y ciudadana: el “estamos hasta la madre”, encabezado por Javier Sicilia y seguido por miles de víctimas en el país; y el “Yo soy 132”, encabezado por los estudiantes de la Ibero y seguido por miles de jóvenes. Los dos movimientos son síntomas de un gran malestar social ante la inseguridad y el desempleo. Ambos tienen como sujetos sociales a las principales víctimas de esta guerra que nos atraviesa: las familias y los jóvenes. Estas dos expresiones ciudadanas, originadas sobre todo desde la clase media urbana, han logrado rápidamente su primer objetivo: “desnudar públicamente la verdad”, como diría Gandhi, visibilizar la violencia, la corrupción, el engaño: los familiares de las víctimas de la guerra lograron mostrarnos la magnitud brutal de la muerte y la desaparición, la impunidad, así como la historia, la dignidad y la identidad social de las víctimas producto de un modelo de seguridad armada absurdo; los estudiantes nos mostraron la manipulación televisiva y el peligro total del regreso del PRI con Peña Nieto, la importancia de recuperar la calle y el espacio público para la libertad en medio del clima de terror que la guerra busca y ha logrado implantar.

Ahora volvemos a observar, con toda claridad, quiénes son los “señores de la guerra” y de la violencia en México, tenemos plena conciencia que la guerra no va a cesar si ciertos partidos toman el poder, porque su forma de actuar responde a esa lógica. Así, unos hacen spots sacando de contexto las declaraciones pacifistas del candidato de las izquierdas al recortar burdamente la mitad de su discurso; otros asocian la inscripción al PRI de un joven –hoy candidato- en 1971 con los muertos de Tlatelolco, mientras, en el colmo de la hipocresía, quien lo dice ha sido parte fundamental del gobierno y del partido que en este sexenio es responsable de 60 mil muertos, sin haber jamás expresado ninguna crítica al respecto. El otro partido, en medio de escándalos asociados con el delito, golpea o amenaza a los jóvenes frente a las cámaras de la TV.

Apostar a inyectar miedo, a partir de falsear totalmente la realidad, se vuelve entonces muy riesgoso en un país con 60 mil muertos y 10 mil desaparecidos. Aterrorizar en una sociedad con miedo es la fórmula perfecta para incrementar la espiral de violencia, o sea, la guerra. Así, se construyen chivos expiatorios, se polariza a la sociedad, se promueven los “castigos ejemplares”. De ahí, que en esta coyuntura sea una tarea central en la construcción de la democracia y de la paz, el desactivar la espiral de la guerra que tan irresponsablemente están azuzando los “señores-partidos de la guerra” en México, empezando desde la propia intervención política del presidente.

Los estudiantes y jóvenes han “puesto a pensar” al país, la creatividad de su protesta ha tenido el ingrediente central de la noviolencia que es la radicalidad moral y reflexiva apuntándolas en los lugares exactos donde se concentra el mal poder y lo inhumano: Tlatalolco, Televisa, las urnas-fraude…Su proceso de lucha y organización nos alienta a los mexicanos y ojalá logren mantener claridad en el carácter inicial de las demandas de su movimiento electoral por un voto crítico y razonado, que es el primer objetivo estratégico a lograr, porque si prevalece la dispersión -el querer abarcarlo todas las justas demandas sociales existentes- sin lograr lo primero, habrán sido derrotados en lo esencial. Como decía Gandhi: objetivos claros, sencillos, fáciles de entender por todos y posibles de alcanzar: no a la manipulación de Televisa, no a Peña Nieto-PRI.

Por ello, como nunca es importante sumarse a estos jóvenes del 131 y 132 para no dejarlos solos, su lucha es por todos y todas nosotros, por el futuro del país; sus padres de la Ibero nos están dando un ejemplo con el video que grabaron poniendo sus cuerpos al lado del de sus hijos amenazados en esta lucha, al igual que los cientos de miles que los acompañamos en las marchas. Es también un buen momento para que la parte de la reserva moral del país que ha estado silenciosa en esta guerra –parte de las iglesias, rectores, escritores y artistas…-, se exprese con fuerza y claridad públicamente con un “Ya basta de la espiral de la guerra”, invitando a todos a votar conciente, masivamente y hacerse cargo de vigilar que su voto se respeta. Esa sí sería una verdadera ofensiva estratégica noviolenta contra la guerra, a favor de la paz y la democracia. Por supuesto, que votar no va a resolver la guerra, ni cambiará el modelo económico y de seguridad existentes, pero ayudará a tener un mejor “piso” donde empezar cuanto antes a reconstruir una verdadera paz con justicia en México, a partir de permitir, por lo menos, la reconstrucción del tejido social, favoreciendo la búsqueda de los desaparecidos, frenando el asesinato como el instrumento económico de la política. Ojalá el 2 de julio podamos dar un tercer grito, pero ahora de cambio hacia un camino de paz.

Pietro Ameglio

19 junio 2012


Despeñaderos

Gustavo Esteva

¿Y ahora? ¿Qué hacer ante la elección? ¿Podemos decir, como algunos griegos, que si las elecciones realmente significaran un cambio serían ilegales? ¿Quedarán los jóvenes colgados de la brocha de su indignación y nos resignaremos a que se cansen, como buscan los partidos?

La degradación de la política es ya espectacular. Se ostenta con evidencia escalofriante la bajísima calidad del circo en que se han convertido las campañas y la guerra sucia de payasos, dueños del circo y maestros de ceremonias, es decir, de uno por ciento y los medios. Como decía Freire, se democratiza la desvergüenza.

Hace un año los poderes constituidos ignoraron la exigencia del Movimiento por la Paz de declarar el estado de emergencia y suscribir un pacto de unidad nacional para lidiar con el desastre que nos agobia. Hicieron lo mismo los candidatos. Es inútil seguir pidiendo peras al olmo.

Es igualmente estéril la propuesta del voto en blanco que hizo Javier Sicilia. Esconde en las boletas un referendo para expresar disgusto ante las elecciones de la ignominia. La lucha actual no puede reducirse a una expresión lateral de nuestro descontento.

Cuando parecía inevitable que nos llevaran al despeñadero, los jóvenes universitarios trajeron un viento fresco a la política y abrieron una nueva esperanza. Reconozcamos sin reservas lo que ya consiguieron: consolidar en el país entero la percepción bien fundada de que la candidatura de Peña Nieto es de naturaleza fraudulenta, pues se basa en la manipulación mediática, el control mafioso y tracalero de los votantes y el uso despilfarrador y excesivo de recursos inconfesables. Aunque no se produjesen fraudes operativos el día primero, si las autoridades llegasen a declararlo ganador la mayoría de los mexicanos descalificarían sin vacilar tal resultado. Perdió ya toda credibilidad. El empeño de entronizarlo es hoy garantía de grave inestabilidad social y política, que nos hundiría aún más en el abismo en que ya estamos.

En estas nuevas circunstancias, la lucha general, particularmente de los jóvenes, tendría que concentrarse en el día 2. Tenemos que prepararnos para el resultado de la jornada, cualquiera que sea. La única opción que debe ser excluida es la parálisis, la desmovilización.

El ánimo de rechazo ante lo que se vería masivamente como la imposición de Peña Nieto es ya enteramente general. Como no debe descartarse que los poderes que lo hicieron candidato intenten llegar hasta el final, recurriendo a cualquier medio a su disposición, necesitamos prepararnos para responder apropiadamente. Sólo así, con adecuada previsión y organización, podremos tratar de impedir la violencia que se desataría sin remedio, sea porque la provocaran las mafias en el poder ante la movilización de rechazo, o bien porque las respuestas espontáneas de muchos grupos propiciaran confrontaciones físicas con acarreados, porros y paramilitares de la coalición de mafias que hoy define al PRI y a sus aliados. Sólo una preparación serena e inteligente puede rechazar pacífica y sensatamente lo inaceptable. La imaginación fresca y abierta de los jóvenes tiene ahí un papel clave que jugar. Aprenden rápidamente a evitar provocaciones y a controlar a sus propios violentos.

Para que no se nos lleve a ese despeñadero, erizado de peligros de toda índole, necesitamos multiplicar las iniciativas que despeñen desde ahora la jornada electoral misma, es decir, que coloquen a Peña Nieto en tal desventaja que hasta sus patrocinadores se vean obligados a desistir del empeño de imponerlo. Necesitamos intensificar y multiplicar las acciones que descalifican su candidatura, hasta anular en definitiva su ventaja real o supuesta. Es la mejor manera de prepararnos para el día 2.

Al mismo tiempo, debemos prepararnos para su derrota, que es ya previsible y debemos convertir en probable y consumar el día primero. Casi tan grave como su imposición sería la desmovilización que podría provocar su derrota. Sería análoga a la que siguió a la elección de Obama y le ató las manos. Ninguna persona o grupo puede ser remedio a los males que padecemos actualmente. La única esperanza se encuentra abajo, entre nosotros. Debemos tomar el asunto en nuestras manos a partir del día 2, independientemente de lo que ese día ocurra. Pero hay que hablarlo. No se trata de golpes de mano, pleitos de callejón o paseos de la Reforma. Tampoco de conspiraciones clandestinas. Necesitamos iniciativas creativas, pacíficas y organizadas, que debemos discutir abiertamente, con serenidad y buen juicio. Peña Nieto no es el único despeñadero que debemos evitar. Advertirlo, que todo mundo sepa lo que vamos a hacer, es en sí mismo eficaz: revela la fuerza de la voluntad popular y su sentido. Y para eso contamos con los jóvenes.

gustavoesteva@gmail.com


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas del sitio | Visitantes : 123 / 4315624748

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Noticias   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.22 + AHUNTSIC

Creative Commons License